Home / Noticias Chile / Seguridad y Salud en el Trabajo, fundamentales para el crecimiento del sector energético

Seguridad y Salud en el Trabajo, fundamentales para el crecimiento del sector energético

Por: Redacción AMEDIRH

El pasado 28 de abril se conmemoró el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, una fecha establecida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que busca impulsar la prevención de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales a nivel mundial.

Esta conmemoración centra sus esfuerzos en una campaña de sensibilización a nivel internacional sobre los índices de accidentes laborales y enfermedades relacionadas con el trabajo, y cómo una cultura de seguridad reducirá los incidentes, lesiones, padecimientos y muerte de los trabajadores.

Según el Informe de Memoria Estadística del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tan sólo en 2016 se produjeron mil 408 muertes por riesgos de trabajo, de las cuales, 986 fueron debido a accidentes de trabajo, 399 por accidentes en camino al centro laboral y 23 más por enfermedades relacionadas con el empleo.

El impulsar medidas preventivas, además de dar capacitación adecuada al personal para la realización de su actividad profesional, no sólo permite salvaguardar la integridad y la vida del capital humano, sino que permite reducir costos a las empresas, a las instituciones de salud y a los propios trabajadores.

En el sector energético, la seguridad del capital humano debe ser una prioridad, ya que al desempeñar labores en la que su integridad física está en riesgo, se deben tomar hasta las más mínimas medidas para garantizar la seguridad del personal.

Esta estrategia de seguridad en el sector, debe abordarse desde varios ejes:

Prevención de riesgos y enfermedades. Es necesario dar al capital humano constantes capacitaciones sobre las medidas de seguridad que deben cumplir al realizar su labor, el equipo de protección que deben portar y la forma correcta de desempeñar cada tarea sin poner en riesgo su salud y su integridad física.

Capacidad de reacción. Que los trabajadores tengan claridad sobre los protocolos de respuesta en caso de accidentes, contingencias o desastres permitirá salvaguardar la vida de quienes se enfrenten a alguna de estas eventualidades.

Conocimiento del entorno laboral. En las diferentes áreas de la industria del sector energético se corren diferentes riesgos, no es igual trabajar en una plataforma petrolera que en una central eléctrica. Por ello, cada área energética debe capacitar a su personal sobre el riesgo específico que se corre en cada actividad. Una cultura de prevención específica para cada entorno laboral es indispensable para disminuir la tasa de accidentes.

Cuidar al capital humano es prioritario para el desarrollo de esta industria y de todo el país. Son sus conocimientos, esfuerzo y capacidad los que están logrando que México siga siendo competitivo y continúe creciendo, mejorando procesos, aumentando la producción y siga convirtiéndose en un referente en el sector energético.

Fuente : www.amedirh.com.mx